ELPAIS.com - Educación

miércoles, 24 de noviembre de 2010

  Aunque el siguiente video puede ser considerado como uno de esos que se mandan vía  mail como broma, me ha parecido apropiada su publicación en el blog. Se observa que:
  • La chica no quita el volumen del teléfono para entrar a clase, tampoco lo hace tras la primera llamada.
  • Hay un alumno grabando la escena.
  Por supuesto que la reacción del profesor no tiene justificación, pero estoy seguro de que algún docente más habrá tenido la tentación de hacer lo mismo alguna vez. A mi como estudiante me parece una gran falta de respeto hacía el maestro y la clase no quitar el sonido del móvil, al menos cuando ya has importunado una vez y no se puede utilizar el despiste como atenuante. Respecto al improvisado reportero no se que pensar, puede simplemente estar grabando la explicación.
 
  No estoy contra el uso de las tecnologías, al contrario, crecí con los primeros ZX Spectrum y si bien no me considero un nativo (no comparto totalmente la mentalidad 2.0) me siento muy cómodo con ellas.  Creo que el uso de las TIC en las aulas será una realidad completa en un periodo no muy lejano. Pienso que el problema radica en la educación, o en la falta de ella.
video

viernes, 22 de octubre de 2010

Este soy yo

La educación por la Sociedad

  La educación fuera de las aulas es tan importante como la enseñanza reglada, debemos dejar de centrarnos únicamente en los logros académicos y mirar a nuestros jóvenes. Nos separa únicamente el eterno abismo generacional ¿o hay algo más?.

  No es cuestión de buscar utopías o engendrar distopías. Veo jóvenes prometedores, muchos, gente que no necesariamente tiene que pensar como yo ni tener las mismas inquietudes ni idénticos anhelos para que pueda mirar feliz al futuro, las nuevas generaciones son poseedoras de nuevas mentalidades y herramientas, y no siempre somos capaces de entenderlas. Pero el mundo sobrevive y avanza gracias a las nuevas ideas, gracias a la nueva gente. Sin embargo veo con preocupación como algunos de los valores tan "de antes" como el respeto a los demás, el respeto al profesor, dejan de ser válidos para algunos sectores de jóvenes alentados por padres tan irrespetuosos como ellos.

  Esta reflexión me lleva a pensar que quizá no sea tan nueva esta actitud, pues ya es al menos la segunda generación que la tiene. Nació en los padres y se materializó en sus hijos. O puede que la única diferencia sea la posibilidad de grabarlo y compartirlo...